A dos metros

El destino es complejo y nos ha dejado lejos, a dos metros de ti, a dos metros del cielo.

Separados por esta inercia conyuntural, que ha llegado como un bandazo de viento.

Separados, asépticos y en desaliento, bajo una máscara de hielo, que aprisiona los besos.

Alejados como dos astros en el solsticio de invierno, rememorando hogueras y mares, mientras nos sacudimos la escarcha del pelo.

A dos metros de ti.

A dos metros del cielo.

A dos metros de mi vida.

A dos metros de tus sueños.

comparte este contenido:

Leave a Comment

error: Content is protected !!